16 de noviembre de 2009

Confesión

Momento intenso
en tarde de verano
caminamos un poco
nos sentamos un rato.

En aquel angulo,
mientras los minutos se iban,
buscaba un confesor instante
de mi temprana admiración.

Uno sabe, siempre sabe,
pero a veces,
no se entera a tiempo.

Arrepentirse siempre ha sido fácil,
así como cerrar los ojos
o voltear la cara.
Pero confesar, eso siempre es complicado,
como caer en cuenta a quien se ama
o dar(se) de verdad.


vul (bcn, 16/11/2009)
Creative Commons License