1 de febrero de 2009

...en el aire

Silentes palabras adormecen su mente,
la cadencia diaria se convirtió en su mar,
ahogado por cada ola,
se ha quemado hasta el alma.

Invisible a su sueño,
intocable por su alma,
insensible a sus labios.

Utópicos momentos en su mente.

Castillos en el aire.

vul
Creative Commons License